Las chicas de Gamarra

Las chicas de Gamarra

 En el techo de una galería en Gamarra puedes encontrar de todo. Es el depósito de maniquíes dañados. Su paso por el techo es corto, pues muy pronto alguien solicita su reparación. Otra vez en marcha, trabajan como exhibidores en el emporio textil.   Recuerdo que compramos unas piernas en mediano estado a 40 o 60 soles. No he vuelto a comprar un maniquí o parte de él desde entonces, por lo que no sé si fue un precio adecuado. Sin embargo, sí recuerdo que me impresionó que el vendedor recalque muchas veces que “en Gamarra nada se bota, si se malogra se repara y regresa a su vida útil para servir al mismo u otro vendedor”.   Gamarra, La Victoria, algún mes del 2011

En el techo de una galería en Gamarra puedes encontrar de todo. Es el depósito de maniquíes dañados. Su paso por el techo es corto, pues muy pronto alguien solicita su reparación. Otra vez en marcha, trabajan como exhibidores en el emporio textil. 

Recuerdo que compramos unas piernas en mediano estado a 40 o 60 soles. No he vuelto a comprar un maniquí o parte de él desde entonces, por lo que no sé si fue un precio adecuado. Sin embargo, sí recuerdo que me impresionó que el vendedor recalque muchas veces que “en Gamarra nada se bota, si se malogra se repara y regresa a su vida útil para servir al mismo u otro vendedor”.

Gamarra, La Victoria, algún mes del 2011

Salinas

Salinas

Soweto

Soweto